12 enero 2009

En el baño...

Me acaba de pasar algo horripilante y a la vez super gracioso.
Resulta que voy al baño super feliz y cantando y lalaa. Termino de hacer la pichona y me acerco al lavabo para lavarme las manos y CHAN! en el lavabo hay un bicho marrón que me inspiró para pegar un agudo grito y salir corriendo del baño al grito de "hay un sapo, socorro".

Resulta que no era un sapo, sino un murciélago. Lo cual me dió mas asco y casi me saca las ganas de comer. Gracias a dios el hambre es más fuerte, pero ahora que rememoro esto, me esta bailando bastante la comida en el estómago.

Lo que es casi seguro es que va a pasar un tiempo hasta que pueda volver a ir al baño sin vomitar.

Y pensar que hay gente que se queja por un grillito o una polillita...

4 comentarios:

Cecí dijo...

No hay nada más desagradable que un murciélago. Son horribles! Una vez entró uno por la ventana de mi cuarto y desde ahí que no puedo dormir sin cerrar completamente la ventana :S

Gracias por la bienvenida...No soy muy constante con mis entradas, pero sí me divierto mucho con las historias del resto del mundo blogueril...Saludos!

Tuky dijo...

cof cor perdón... pero a mi me gustan los murciélagos...

Minister dijo...

Te reconozco que los murciélagos son bichos jodidos. O sea.. Batman es una masa. Pero el animal es una rata negra, ciega y horrible que grita por las noches, bebe sangre y contagia enfermedades funestas.

Fuera de esto, te la regalo con un supergrillo tocándote las 4 estaciones de Vivaldi, una polilla arruinando tu ropa y clamando por luz o un terrile emisario del mal, como son las cucas.

Ignomanía tiene sus razones para horrirzarse. Uds deberían también.

Al dijo...

Pff, murciélagos. Al menos son mamíferos (como uno) que se alimentan de tetas (como uno). Te la regalo con cucas...